fbpx

Programa Individual para
Liberarte del Hambre Emocional

Reserva tu plaza ahora.

Te enviaremos un email para formalizar tu inscripción y empezar tu transformación.

Qué dicen del programa


Laia para mí ha sido la salvación, ha sabido enfocar este problema, que afecta a muchas personas, y ha encontrado la manera de ayudarme a salir del pozo.

Me ha guiado para volver a mis orígenes, he aprendido a escucharme y sobretodo a respetarme.


Se trabaja con ejercicios muy concretos que Laia adapta en función de tus necesidades. Cada una de las sesiones está pensadas para seguir un camino y llegar al objetivo final.


No solo he mejorado mi relación con la comida, los resultados van mucho más allá. Ahora me respeto, me escucho, me acepto, me quiero, me ayudo y me apoyo. He dejado de reprocharme, criticarme, retarme, machacarme, odiarme... Esto es mucho más que dejar de tener un problema con la comida y todo ello gracias a mi decisión de empezar este programa y sobretodo gracias al apoyo de Laia


Elena R. 


Si tuviera que definir el curso con una palabra sería: LIBERACIÓN.
Me he liberado y he abandonado las dietas por siempre jamás. Por fin, tengo una buena relación con la comida y la culpa ha desaparecido.

El curso te abre las puertas a mirar más allá de la ansiedad por la comida, identificar el porqué de esta y trabajar.

Sé que te apuntas al curso para perder peso, y realmente pierdes, pero al final, pasa en un segundo plano porque descubres lo que es realmente importante: cuidarnos en todos los sentidos. Y es que para mí este curso ha significado amarme y aceptarme más cada día.

Laia es muy buena profesional y te acompaña en el viaje de la liberación: te entiende, te escucha, te explica y te guía.

Recomiendo muchísimo hacer el curso porque ¡muchos necesitamos liberarnos!


Laia F.


Para mí, hacer este curso ha sido una gran liberación.

Estoy consiguiendo hacer las paces con la comida y poder disfrutar de muchas más cosas, que con tanto control me tenían anulada...

Muchas Gracias Laia por aparecer en mi vida.... Ha sido muy gratificante. Y muy resolutivo.


María M.