fbpx

Estoy aquí para ayudarte a sentirte libre y ligera de dentro hacia fuera.

Acompaño a personas que están en lucha con su cuerpo, a tener una relación 100% en paz con la comida y consigo mismas.

Me llamo Laia

Y me he pasado gran parte de mi vida adulta luchando con solucionar cuestiones del tipo:

  • ¿Cómo dejar de tener ansiedad por comer y sentirme plena y satisfecha?
  • ¿Cómo tener una buena relación con la comida (y conmigo) y disfrutar de ella (y de mi vida)?

Hoy me dedico a:

  • Ayudar a las mujeres a MIRARSE en el espejo y AMAR lo que ven.
  • Mostrarles que la ansiedad por comer y el comer de forma emocional poco tienen que ver con la comida y mucho con la gestión de sus emociones, la aceptación y el autocuidado.

Aunque esta sección se llama Sobre mí,

en realidad habla Sobre ti.

O sobre María. Déjame que te cuente su historia...


María vivía con la sensación de que había algo mal en ella. Que siendo tal como era no valía lo suficiente.
Se veía muy gorda y frustrada, porque no era capaz de seguir una dieta a largo plazo. Tenía atracones que no iban precisamente de brócoli ni de acelgas. Se culpaba, se machacaba y volvía a comer.


Siempre con la esperanza de que el lunes lo volvería a «hacer perfecto».
Mientras ese lunes no llegaba, dedicaba mucha energía, tiempo y dinero a esconder tanta imperfección y gordura: dietas, cremas anticelulíticas, programas detox, fajas reductoras, zumos verdes en ayunas, ropa ancha y oscura, dietistas, comida healthy, productos exóticos, cuotas de gimnasio al que no iba...

 

Y mucho miedo. ¿Miedo a qué?


A sentir. A conectar con esa sensación de vacío tan incómoda y ese runrún en su interior.
Y cuanto más luchaba para acallar ese dolorcito y no notar ese vacío, más apego y adicción a la comida sentía.
Todo ello se iba acumulando en capas y capas de cebolla (y de grasa) que con el tiempo, la iban desconectando más de su corazón, de ese lugar donde residen la felicidad, la paz y el amor.


Ella seguía enfocada en la maldita báscula, que seguía anclada en ese peso que tanto odiaba. ¿Por qué no bajaba? ¡Si ella más o menos lo hacía todo bien! Su único deseo era volver a estar en la talla 36 que durante una época logró, hace unos 15 años, antes de tener 3 hijos. No lo podía entender.

¿Qué le diría a María?

El problema no está ni en la comida, ni en tus michelines, ni en las calorías.
El problema del hambre emocional radica en:

Que vives profundamente DESCONECTADA de tu esencia, de tu cuerpo y de tu voz interior.

Que crees que HAY ALGO ERRÓNEO en ti, algo que no está bien y que hay que corregir, esconder, tapar y disimular.

Que no te sientes MERECEDORA de ser amada, de ser respetada, de tenerte en consideración.

Todo este caos interno te crea una sensación de VACÍO muy incómoda. Y la estrategia que has desarrollado para no SENTIR, ha sido evadirte con la comida.

CONTROL - CULPA - DESCONTROL... Y vuelta a empezar

Lo sé porque lo he experimentado en mi propia piel.

Has llegado hasta aquí por algo

Tal vez porque tú también necesitas aprender a cultivar una relación amorosa y saludable con la comida, con tu cuerpo y contigo, para que aprendas a amarte como lo harías con la persona que más amas en el mundo.


En este espacio te ofrezco programas para tomar las riendas de tu mente, de tu cuerpo y de tus emociones para eliminar todas esas capas que se interponen en tu misión de ser libre y ligera por dentro y por fuera.


En consecuencia, las capas de cebolla (y de grasa) se irán disolviendo. Pero eso será solo un resultado.


Te aseguro que mis programas no son fruto de una noche acalorada; están basados en medio centenar de investigaciones y en la experiencia de cursos presenciales por los que han pasado cientos de personas.

Llevo más de 8 años dedicándome al desarrollo personal, impartiendo formaciones y acompañando a personas a nivel individual.

Aquí puedes ver mi formación

Todo lo que comparto está filtrado por mi propia experiencia y por la de las personas que acompaño.


0% humo. 100 % verificación empírica.

Y tras todos estos años de experiencia y formación, he dado a luz a mi pequeña gran obra:

Mi libro Adiós al Hambre Emocional.

Tal vez me has visto, oído o leído en:

En estas imágenes aparezco presentando mi libro "Adiós al Hambre Emocional" y en algunos medios:

Y estas son algunas de las personitas que han valorado mi trabajo:

Qué dicen de mi trabajo


Lo más difícil es aceptar que tienes un problema y los más complicado es decidir cómo atajarlo. Así inicié este camino, empecé aceptando que no era normal mi preocupación por la comida. Que no era sano estar todo el día pensando en qué comer o teniendo miedo de comer fuera de casa.
Intenté solucionarlo yo sola pero siempre volvía a recaer. Busqué dietistas-nutricionistas, apoyo psicológico, pero tampoco funcionó... Cansada de perder el tiempo, el dinero y lo que es peor, la confianza en mí misma, encontré a Laia.
Laia para mí ha sido la salvación, ha sabido enfocar este problema, que afecta a muchas personas y ha encontrado la manera de ayudarnos a salir del pozo. Me ha guiado para volver a mis orígenes, he aprendido a escucharme y sobretodo a respetarme.
Hacer el programa de alimentación consciente es la mejor decisión que he tomado. ​
Se trabaja con ejercicios muy concretos que Laia adapta en función de las necesidades de cada uno. Cada una de las sesiones están pensadas para seguir un camino y llegar al objetivo final, siempre respetando el trabajo interno que cada uno va haciendo, sesión a sesión.
No solo he mejorado mi relación con la comida, los resultados van mucho más allá, esa es la punta del iceberg. Ahora me respeto, me escucho, me acepto, me quiero, me ayudo y me apoyo. He dejado de reprocharme, criticarme, retarme, machacarme, odiarme... Esto es mucho más que dejar de tener un problema con la comida y todo ello gracias a mi decisión de empezar este programa y sobretodo gracias al apoyo de Laia.


Elena R. 


Para mí, hacer este programa ha sido una gran liberación.

Estoy consiguiendo hacer las paces con la comida y poder disfrutar de muchas más cosas, que con tanto control me tenían anulada.

Muchas Gracias Laia por aparecer en mi vida.... Ha sido muy gratificante. Y muy resolutivo.


Maria M.


Si tuviera que definir mi experiencia con Laia con una palabra sería: LIBERACIÓN.
Me he liberado y he abandonado las dietas. Por fin, tengo una buena relación con la comida y la culpa ha desaparecido.
El programa te abre las puertas a mirar más allá de la ansiedad por la comida, identificar el porqué de ésta y trabajar.
Sé que te apuntas para perder peso, y realmente pierdes pero, al final, pasa en un segundo plano porque descubres lo que es realmente importante: cuidarnos en todos los sentidos. Y es que para mí este curso ha significado amarme y aceptarme más cada día.
Laia es muy buena profesional y te acompaña en el viaje de la liberación: te entiende, te escucha, te explica y te guía.
Recomiendo muchísimo hacer el curso porque ¡muchos necesitamos liberarnos!


Laia F.

Tal vez a ti también te gustaría 

experimentar esta liberación

Si tu también quieres ir un poco más allá de las dietas y la lucha y descubrir cómo puedo ayudarte a tener una relación en paz con la comida y con tu cuerpo, te ofrezco una sesión de valoración gratuita, para que me cuentes tu caso y veamos si podemos trabajar juntas: